Quiero ser escritor

El lector compulsivo

HARRY POTTER

           Cuando vi a los gemelos escapar volando de Howarts sin que nada importara, comencé a aplaudir. Pude sentir en mi rostro la luz del atardecer y el viento agitando la capa del colegio mientras viajaba en la escoba con ellos y recibía la ovación del resto de los estudiantes que nos observaban con admiración e incredulidad. Peeves hacía reverencias y se mostraba humilde por primera vez en su vida al escuchar las palabras que los hermanos Wesley dijeron en su partida.

- Acuario ¿Qué te pasa? ¿Terminaste de volverte loco?

           Cuando escuché aquella voz caí en cuenta de que estaba haciendo demasiado ruido para la hora que era (casi las tres de la mañana).

- Me despertaron tus carcajadas -dijo ella con un ligero tono de reproche-, está bien que te emociones cuando leas, pero tampoco exageres.

- Lo siento -dije (aunque era mentira que lo sentía).

           La verdad es que estaba fascinado por completo. He leído todos los libros de Harry Potter, el primero de ellos "Harry Potter y la piedra filosofal" lo leí tras decirme a mí mismo que lo compraba para regalárselo a un primo que acababa de cumplir los 13 años (en realidad ésa era la idea). Le compré el libro a mi primo y me lo leí en dos días antes de dárselo. Me gustó tanto que al final de la semana ya le había comprado los 3 primeros libros (y, por supuesto, me los había leído). Luego abandoné la saga hasta que, por esas cosas inexplicables de la vida, un viejo amigo insistió en que debía leerme el resto. Y así lo hice.

           Fue entonces cuando empecé a aplaudir mientras leía, a soltar carcajadas y a lagrimear entre sus páginas. Los libros de Harry Potter mejoran en calidad a medida que uno los lee. Recién (hace cosa un mes aproximadamente), terminé el sexto. De nuevo llamé la atención de quienes me miraban al leer, lo mismo sonreía, el viento que salía del libro agitaba mis cabellos y estaba a punto de llorar acompañado por elfos, pociones y criaturas mágicas que solamente yo era capaz de ver.

- Acuario está loco... ese pana cuando agarra un libro se mete demasiado en sus páginas

           Debo decir que es mentira. No me meto tanto en las páginas de los libros, es que en algunos casos las páginas se convierten en puertas a otros mundos... y ése es el caso de los libros de Potter.

           He leído que cuando Rowling empezó a escribir sobre Harry estaba deprimida y no tenía casi dinero (lo que me agrada pues me da esperanza en mí mismo). Incluso una vez leí que estaba tan corta de dinero que la primera vez que quiso sacar copia de su manuscrito tuvo que mecanografiarlo todo otra vez usando hojas de papel carbón pues no tenía suficiente para fotocopias (quién sabe si será verdad... pero es posible).

           En todo caso, la saga de Potter ya tiene fin. El último libro del pequeño mago sale en julio de este año. Yo soy uno más que espera por él. Y sé que cuando lea la última página, saldré a comprar el primer libro, pero esta vez será para tenerlo en mi pequeña biblioteca en lugar de regalarlo. Quiero leérselo a mis hijos algún día.

           Quiero volver a sentir que crezco rodeado de magia, que tengo una capa invisble, que soy capaz de hacer pociones y luchar contra mis maestros más odiosos, que mi mejor amigo es un chico de corazón noble y cara pecosa, que simplemente por el amor de mi madre desaparecida puedo sobrevivir a las más terribles maldiciones, que puedo volar y ser admirado, luchar con dragones, brujas y hechiceros, montar en hipogrifos, jugar con los elfos, ver unicornios, que un semi-gigante se convierte en mi protector y vivir de nuevo mi primer beso con una chica. Quiero ser de nuevo un niño que crece... y poder ser yo mismo a pesar de todo.

Acuario y el lector compulsivo.-

(este texto fue escrito entre los dos...)

Maracay, 3 de marzo de 2007.-

Si tienes alguna sugerencia o pregunta, escríbeme ©2006 Todos los derechos e izquerdos reservados